Cristiano sabe cómo envejecer

¿Nadie le ha dicho a Cristiano Ronaldo que a los 35 años se supone que ya no puede estar marcando tantos goles?

Hay deportistas que no saben llegar a la madurez de su carrera en el mejor estado físico posible. Mientras algunos no entienden de achaques, edades o cansancio, a otros les cuesta completar una ronda de entrenamiento básico que, a sus veintes, era pan comido. En el caso de Cristiano Ronaldo, los años y la disciplina le han enseñado que para envejecer hay que tener una estrategia elaborada.

Raúl González, legendario delantero merengue, salió del Real Madrid omitido por el técnico José Mourinho a la misma edad que se fue el portugués (33 años) y, aunque tuvo éxito en Alemania, un par de años después ya jugaba en el fútbol de Catar.

Apenas a sus 31 años, Samuel Eto’o fue a parar al Anzhi Majachkalá, de Rusia. Dos años después llegó al Chelsea, en Inglaterra, con escaso protagonismo y ya poco fútbol que ofrecer al alto nivel. Jugó hasta hace poco, en unos 5 equipos sin grandes aspiraciones.

Wayne Rooney tiene 34 años. ¿Desde hace cuánto no se habla de él como una gran figura? Robben se retiró a esa edad (aunque ahora volvió para despedirse con su club de la infancia); Ronaldo Nazário estaba fuera de las canchas a los 35, igual que Kaká (que a los 32 se fue a la Major League Soccer, de Estados Unidos).

La lista sigue casi al infinito, con nombres de figuras emblemáticas, ganadores del Balón de Oro, campeones del Mundo, estrellas que serán recordadas como las mejores de la historia del fútbol.

La enseñanza parece clara: la vejez llega temprano en el mundo del fútbol. Cristiano aprendió la fórmula para retrasar el reloj.

Goles por partido: la muestra

Los datos de Cristiano como goleador contradicen su edad. Mejor dicho, lo que esperamos que pase con su edad. Pero él es de otra especie. Como LeBron James, en la NBA; Sue Bird, en la WNBA o Tom Brady, en la NFL, CR7 se niega a aceptar el rol de segundón encargado de ser “mentor” para las nuevas estrellas. Él, como los otros en esa lista, sigue siendo la estrella.

En 2020 no ha sido la excepción, como revela un dato que encontramos en Twitter, a través de @OptaJoao: Cristiano Ronaldo es el único futbolista con más de 1 gol por partido este año, habiendo jugado más de 2 encuentros. En 21 partidos, hasta comienzos de octubre, el portugués había marcado 24 veces.

Y sus promedios por edad también son sorprendentes, aunque sí pareciera haber bajado un poco a los 35: 0,85 goles por partido a esa edad. Desde que cumplió los 30 años, nunca bajó hasta ahora de 0,9 anotaciones por cada aparición, reflejan datos de ProFootballDB:

Para hacernos una idea, podemos pensar en Raúl, delantero mítico del Real Madrid que nunca promedió siquiera 0,7 goles en alguna de sus temporadas como profesional; Eto’o superó esa media apenas dos veces en su carrera. Y con la edad de Cristiano ahora, ni siquiera llegaban a medio gol por partido.

En la actualidad, también son pocos los delanteros tan efectivos en su «vejez». El polaco Robert Lewandowski, por ejemplo, está en su mejor momento a los 32 años; y Zlatan sigue siendo un factor determinante en su nueva estadía en el Milan a sus 39. Gente poco común.

Disciplina y culto a su propio cuerpo: clave en el nivel de Cristiano

Cristiano Ronaldo es una máquina de hábitos. A medida que pasa el tiempo tiende a esforzarse más, dedicarle más a sus entrenamientos y, sobre todo, a su propio cuerpo.

Cuando llegó a la Juventus, en el año 2018, los médicos de su nuevo club quedaron sorprendidos tras las pruebas de rigor: mayor masa muscular y menos grasa que el promedio de un deportista.

Pero además, ese mismo año, durante la Copa del Mundo de Rusia, alcanzó una velocidad máxima superior al resto de jugadores, casi de 34 kilómetros por hora. Ni siquiera un casi juvenil Kylian Mbappé corría más rápido que el portugués, a pesar de tener 14 años menos. Ni siquiera porque uno de sus principales atributos es precisamente su velocidad en carrera.

Cristiano lo ha ganado todo menos una Copa del Mundo. Y aunque eso no depende solo de él, sabemos que lo desea. Ya ha declarado que el mundial de Catar sería su última aparición con la selección de Portugal. Sobre su futuro en clubes, poco sabemos.

Pero en vista de su nivel actual, y considerando que la Juventus sigue persiguiendo la Champions con ahínco, parece lógico esperar nuevas proezas para Cristiano con los italianos, buscando ese último objetivo que se le resiste.

En definitiva, para eso lo llevaron, procedente del Real Madrid. Muchos cuestionaron cuánto le quedaba en el tanque al delantero en su momento, aunque esas voces las ha ido apagando poco a poco. Hasta ahora, Cristiano ha aprendido a envejecer sin nosotros darnos cuenta. Pero cuando llegue a esa edad en la que, tarde o temprano, el cuerpo le pida parar, probablemente seamos nosotros quienes realmente hayamos envejecido.

Deja un comentario