Sin Ramos no hay defensa en el Real Madrid

El Real Madrid parece un equipo del montón cuando el capitán Sergio Ramos no comanda su defensa. La muestra más reciente: la derrota contra el Shaktar en Champions League.

No hay debate: la defensa del Real Madrid es un desastre sin Sergio Ramos en cancha. Lo vimos durante la eliminación de Champions League la pasada temporada contra el Manchester City; antes contra el Paris Saint Germain, el Ajax o el CSKA de Moscú.

Y terminamos de confirmarlo, por si quedaba alguna duda, el pasado miércoles: el equipo español se fue al descanso perdiendo 0-3 en su estadio contra el Shaktar Donetsk ucraniano, en la primera jornada de una nueva edición de la Champions.

En datos de MisterChip, ese marcador no solo era una vergüenza en sí mismo, sino que también se trataba de un histórico registro negativo: la peor derrota al descanso para el Madrid en toda la historia de las competiciones europeas.

Sin Ramos en cancha para dirigir los movimientos de la defensa del Madrid, todo comienza mal. El francés Raphael Varane ya ha demostrado que no está para ser el número 1 de la zaga, fallando cada vez que ha tenido esa responsabilidad. En esta ocasión lo ratificó con errores claros y hasta un autogol.

Los resultados incluso antes de este partido no eran muy alentadores para un Madrid que depende 100% del capitán para ser exitoso, por lo visto. Antes de enfrentarse contra el conjunto ucraniano, 5 de los últimos 6 partidos sin Ramos en Europa habían terminado en derrota. Ahora, son 6 de los últimos 7.

Sin recambio en la defensa del Madrid

Sergio Ramos tiene 34 años. Aunque probablemente le queden un par de años al nivel que necesita el Madrid, pensar en el futuro parece la apuesta más sensata. Sobre todo, si seguimos viendo que Varane sigue sin dar la talla cuando no está el capitán a su lado. Y él era el llamado a tomar el testigo, teniendo 7 años menos.

En la banca tampoco se ve un panorama muy prometedor. Nacho Fernández, aunque es un buen defensor que lleva toda su carrera en el Madrid, nunca ha estado al nivel para ser el próximo Ramos; y el brasileño Militao no ha mostrado gran cosa desde su llegada la temporada pasada. A sus 22 años, tiene margen de mejora pero, a día de hoy, no parece una opción que genere suficiente confianza.

Si le sumamos a un Dani Carvajal lesionado, a un Marcelo que parece haber pasado su mejor momento y a los casi anecdóticos Odriozola y Mendy, la línea de cuatro del Madrid deja las puertas abiertas al rival. Solo la presencia de Ramos oculta estas carencias por su talento propio y el efecto que tiene sobre sus compañeros, controlando la zaga completa.

Pero no todo puede depender de un jugador. El equipo de Zidane necesitará ajustar si no quiere enfrentarse a un futuro muy gris en cuanto Sergio comience a mostrar síntomas de declive en su juego.

Cerca de maquillar el partido

El ataque del Madrid también deja mucho que desear. Solo Benzema (reivindicado tras la salida de Cristiano Ronaldo), los jóvenes brasileños Vinícius Júnior y Rodrygo; y algún destello que venga desde el mediocampo, dan la cara por el equipo.

Los fichajes de Hazard, Mariano y Jovic no han tenido ningún efecto positivo en el juego merengue. El último tuvo contra el Shaktar otro partido lamentable, pasando desapercibido en casi 60 minutos en cancha.

Tampoco le hizo quedar muy bien que su sustituto, Vinícius, marcara apenas entró. El gol, además de descontar en ese entonces para poner el partido 2-3 (Modric había marcado el primero del Madrid poco antes), es desde ya el más rápido para suplente alguno en la historia de Champions: solo le tomó 14 segundos sobre el césped para marcar.

En síntesis, solo la genialidad de Modric y la pegada de “Vini” dieron aire a un Madrid muy deslucido, que venía de perder también en casa contra el Cádiz, por el torneo local.

Fede Valverde, una de las joyas jóvenes del equipo blanco, ilusionó al Madrid con el empate sobre el final. Pero Vinícius, en fuera de juego durante la jugada del 3-3, impidió que el gol del uruguayo fuera válido.

Ahora, el Madrid tendrá que enfrentarse a un grupo que ya venía complicado desde el sorteo con todo en contra. Le esperan el Inter de Milán y el Borussia Monchëngladbach, sus otros rivales en el grupo B del torneo europeo.

La derrota contra el Shaktar fue lamentable en todos los sentidos. Además, porque el rival tuvo que viajar a España con 10 bajas en su plantilla debido a una ola de positivos por COVID-19. Ni eso evitó la debacle de un Madrid que no sabe defender sin Sergio Ramos.

Deja un comentario