La búsqueda de la igualdad en el fútbol femenino

La FIFA avanza en pro de una mayor igualdad para el fútbol femenino con el permiso de maternidad, aunque todavía queda camino por recorrer.

Maternidad y fútbol femenino

Durante toda la historia del fútbol, el “deporte rey” ha sido practicado profesionalmente por hombres. Las mujeres a finales de 1800 y principios de 1900 jugaban por diversión en sus ratos libres en las fábricas donde trabajaban. Luego, en 1921 fue prohibido para ellas.

Pasaron 30 largos años para que se derogara esta absurda legislación. Pero no fue sino hasta 1980 la FIFA –el ente que rige los destinos de este deporte– reconociera el fútbol femenino dentro de su estructura en nuevo avance hacia la igualdad.

Afortunadamente, los nuevos tiempos han traído consigo la alegría de que ahora empiece a repuntar profesionalmente el fútbol ejercido por mujeres. Esto es apenas el comienzo para lograr la igualdad en un deporte que está, cada vez más, ganando adeptos.

Ahora bien, la igualdad no se trata de que todos tengamos las mismas normas, sino de que haya normas justas para todos. Que hombres y mujeres sientan que sus derechos son preservados al momento de ejercer su profesión. En este caso, como deportistas.

Algo que no se había resuelto hasta que la FIFA anunció en noviembre un paquete de medidas laborales que buscan proteger a las jugadoras. Particularmente, en caso de maternidad y que su desempeño laboral no se vea vulnerado debido a su embarazo.

Entre las medidas que se implementarán a partir del 1 de enero se puede nombrar la baja remunerada garantizada por 14 semanas (donde 8 de esas 14 semanas deberán ser tomadas inmediatamente después del parto). Esta baja contempla el pago de dos tercios del sueldo de la jugadora, pudiendo el club aumentar este monto si así lo considerase.

También se señala la vuelta al trabajo garantizada: cada jugadora tiene el derecho, luego de su período de baja por maternidad, de volver a su actividad profesional. Además, se les garantiza el tiempo para amamantar a su hijo y contar con apoyo médico del club.

Alex Morgan: la imagen de una madre en el fútbol femenino

Las recientes imágenes de la futbolista estadounidense Alex Morgan alimentando a su hija Charlie en las gradas llegan en buen momento. Sirven para asentar en el ojo colectivo que las jugadoras pueden ejercer su profesión sin ningún problema. Incluso, durante su etapa de baja por maternidad y lactancia de sus hijos.

Morgan fue fichada por el Tottenham Hotspur Women este 2020, poco después de dar a luz a su hija.

Morgan alimentando a su bebé en las gradas. Foto: Getty Images extraída de ESPN.

Seis meses después de su contratación, la delantera debutó con su equipo el pasado mes de noviembre. Entró en el minuto 70, en el partido en el que su equipo empató 1-1 contra el Reading FC Women. En apenas tres partidos con su nuevo club, Morgan ya ha logrado marcar su primer gol.

No todo son buenas noticias

Visto en primera instancia la noticia es un gran avance para la igualdad entre hombres y mujeres dentro del deporte más famoso del mundo, pero hay detalles que merecen ser vistos con lupa.

Por ejemplo, el hecho de que solo se reconozca dos tercios del sueldo de las jugadoras es un factor a tomar en cuenta porque durante la baja por maternidad los gastos se incrementan para poder mantener la llegada de los hijos.

Esto es un punto importante a estudiar ya que la brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo uno de los debates más resaltantes a la hora de hablar de igualdad en el fútbol.

Un jugador como Messi puede llegar a ganar 130.000.000 euros al año, mientras que la jugadora Ada Hegerberg (primera ganadora del Balón de Oro) percibe únicamente 400.000 euros anualmente.

Evidentemente, la diferencia entre ambas sumas nos pone a pensar qué pasaría con las jugadoras que no ganan tanto si le quita un tercio de lo que ganan por tener baja de maternidad.

Sin duda, la noticia logrará proyectar y colocar en un nivel superior la práctica profesional de fútbol femenino y aportará cierta igualdad. Pero hay que ver en perspectiva los logros que se van alcanzando para poder hacer de las profesionales de este deporte nuestras iguales.

Deja un comentario