¿Cómo juega el Chelsea de hoy? Conoce el «Sarriball»

Protagonistas

Por:

El entrenador italiano es uno de los filósofos del fútbol hoy, con sus fundamentos bien delimitados que no escinden la idea de que jugando de manera espectacular se puede ganar. «Nuestro equipo siempre toma la iniciativa», lo que reproduce un juego ofensivo agradable a la vista de todo futbolero. Esta filosofía del italiano ha sido llamada «Sarriball», que comprende los siguientes principios:
  • Retención de la posesión de balón, sobre todo en el lado defensivo
  • Verticalidad progresiva hacia delante, especialmente por los costados
  • Pases rápidos en el último cuarto de cancha
  • Una línea defensiva bien adelantada para promover la presión
Lo bueno es que desde el Chelsea tiene cómo implementar debidamente su concepción del deporte. Maurizio Sarri cuenta con algunos buenos magos en la cancha, como Eden Hazard, Jorginho (a quien trajo del Napoli), Pedro y Willian, capaces de crear la diferencia en poco espacio y tiempo, cada uno en su posición. Son necesarios estos tipos de jugadores para estos fundamentos, ya que la identidad táctica del «Sarriball» es la base metodológica de su buen implemento. Tanto los defensas como el portero deben tener buen pie a la hora del pase, y ser atentos con una alta capacidad de comprensión del juego en tiempo real, para así tomar las decisiones correctas desde el fondo. Sarri suele jugar con un esquema 4-3-3, en el que el mediocampista central se encarga de mover los hilos ofensivos del equipo. En este caso, Jorginho hace las veces de motor para el juego hacia delante, con el acompañamiento de los laterales (Marcos Alonso por la izquierda, Azpilicueta por la derecha). Kanté y Barkley han trabajado esta temporada cubriendo todos los centímetros de la cancha para darle aire suficiente a Jorginho de que piense y ejecute, mientras Hazard tiene una movilidad por la izquierda casi en libertad plena de su creatividad. Morata juega de 9 referencial, con mucho combate entre centrales y gol en el área, mientras que Willian o Pedro proveen la cobertura por el lado derecho de la cancha contraria, dispuestos a sacrificarse defensivamente para recuperar balones en el lado del rival. La clave está en el papel de Jorginho, el jugador más mencionado hasta ahora. Pues la posesión es importante, no para eliminar amenazas en propio campo, sino para crear espacios donde rápidamente se pueda transitar el balón directo a la portería. Los famosos triángulos de pase sirven mucho a la táctica básica de subir el balón desde los zagueros centrales hasta el peligro en arco contrario. Los movimientos de balón son intensos y recurrentes entre las diferentes líneas del Chelsea. Esto con un sentido determinado de crear los espacios y mayores opciones de pase, sin importar mucho en qué parte de la cancha se está. El «Sarriball» ha cambiado, asimismo, el papel de Kanté en el equipo, ya no dejándole solo el trabajo de destrucción del equipo contrario, sino también como receptor de pases entre Jorginho y, así, como creador de juego en la mitad de la cancha. Un nuevo nivel que lo hace más completo al francés. Otro elemento a resaltar de las tácticas del entrenador italiano es que deja al jugador que piense y actúe con autonomía, por lo que gusta de delanteros dinámicos, explosivos y de técnica prodigiosa para terminar las opciones de gol. En ese sentido, Hazard es la cúspide de su proyecto en el Chelsea. Por ello el ataque casi siempre se inclina por el lado izquierdo. Pero sin duda lo más sorprendente del «Sarriball» es la intercambiabilidad de los jugadores entre posiciones en el último tercio del campo. Los jugadores del Chelsea lo hacen de manera coordinada, donde se nota la mano del técnico en los entrenamientos, donde se ejercita a un ritmo muy alto pero en corto tiempo. Todo con la intención de crear un sistema mesmérico de ataque, combinado con la creatividad libre de sus delanteros blues. Aunado a la presión defensiva, bien altas sus líneas y compactas dentro del campo, siempre hace que los equipos de Sarri jueguen un fútbol gratamente vistoso, espectacular, de mucho juego ofensivo y con el sentido de ser protagonistas. Esto los hace vulnerables a los equipos ágiles en el contragolpe. El «Sarriball» sufre con escuadras similares al Atlético de Madrid, y hasta ha tenido en el Manchester United de Jose Mourinho un dolor de cabeza esta temporada. Debido al trabajo hecho, Maurizio Sarri está dando una impresiones impactantes en la Premier League por el estilo de su Chelsea, que aún se encamina como uno de los principales contendientes por el título local.