Crea tu guía personal para el autocontrol

¿Cómo comenzar una propia guía de meditación? Aquí algunas claves.

Salud

Por:

Roanne Copin/Pixabay

¿Qué es la verdadera meditación? Es transformar todo: toser, tragar, saludar, moverse, estar quieto, palabras, acción, bien y mal, prosperidad y vergüenza, ganancia y pérdida, correcto y equivocado, en un simple proceso hacia el despertar y la iluminación.

Hakuin

Meditar: ¿para qué?

Meditar es una práctica, una herramienta, a la cual los propios científicos le han atribuido muchísimos beneficios como la disminución y estabilización de los valores de la presión sanguínea, el aumento de la actividad intelectual, el aumento de la actividad inmunológica, la disminución de los contenidos plasmáticos de ciertas hormonas asociadas al estrés, entre otros.

Sin embargo, como ya dijimos en otro artículo, el fundamento de la meditación es acceder a estratos que nos ayuden a alcanzar mayores grados de perfección y plenitud, a través del entendimiento del inconsciente y la conciencia universal. La idea es no sucumbir ante el lado oscuro del mundo y de nosotrxs mismxs, y “pasar a otros niveles”.

¿Cómo lo entendemos y hacemos?

He leído tantas cosas… no sólo bastante difíciles de entender, sino que además terminan con un “encuentra a tu maestro de meditación”, y una pensando: «¿En dónde demonios se encuentra uno?». Pero lo más cumbre es que todos te hablan de la meditación ya como “especialistas” en el asunto y, bueno, si no tienes un maestro guiándote el paso a paso, terminas haciendo la meditación de “voy a despejar mi mente por unos minutos” que fue lo único que entendí, y ya.

Pero fui anotando de a poquito todo lo que sí me estaba quedando claro de ese cúmulo de lecturas realizadas, para iniciar mi propia guía de meditación.

1. Encontrar los símbolos que nos conectan con nosotrxs mismos

Todo aquello que dejamos de pensar carece de conexión con la conciencia, por lo tanto se ha perdido. Cuando algo se pierde, inconscientemente se intenta llenar ese vacío con lo material. Esto sucede al perder los símbolos históricos de la cultura, nuestro espíritu empobrece. Primero tenemos que identificarnos culturalmente, para luego reconocer todo lo que somos.


Cuando algo se pierde, inconscientemente se intenta llenar ese vacío con lo material

Esto es simple. Reconéctate con la cultura que nos ofrece la historia. Busca, investiga y enamórate de infinidades de símbolos que vienen acompañados de poderosos contenidos. Forma especiales vínculos con los que más te identifiques y pregúntate el por qué de esos símbolos específicos. No siempre serán los mismos, los momentos determinados en los que estas definirán estos vínculos.

2. Etapas meditativas

Para acceder a los distintos estratos de la conciencia, se han planteado diferentes etapas meditativas, la analítica o concentrativa y la unificadora o contemplativa. Es decir, primero hay que preparar la mente, alcanzar la llamada Calma Mental según las enseñanzas de Buda, y luego pasamos a la Visión Superior en la cual comprenderemos la inexistencia del ser y descubriremos la verdadera esencia y la fuerza de ese conocimiento. Suena bastante complicada esa segunda etapa, pues LO ES, pero para allá vamos.

Mientras tanto nos concentraremos en la primera etapa, considerada un tipo de meditación de preparación, que consiste en la utilización de mantras u objetos de atención, que conducen a un estado de concentración muy profundo. El practicante tiene la entera libertad de escoger el objeto de meditación que le parezca apropiado, el cual deberá someter a un proceso analítico. Aquí usaremos nuestros símbolos escogidos.

3. Sin autocontrol no hay esencia

Para llegar a la tan anhelada esencia, primero se debe trabajar en los diferentes ámbitos de nuestra vida, liberar el estrés y las vivencias no procesadas que nos estén causando bloqueos físicos y emocionales. Iniciar en la segunda etapa meditativa no es posible sin el reconocimiento total de quiénes somos y dónde estamos emocionalmente.

Para todo esto encontré muchísimas herramientas debidamente argumentadas, que explicaré en próximas publicaciones, donde se explorará el significado de diversos símbolos culturales, la identificación de emociones y vivencias, así como los diferentes procesos de recuperación de nuestro cuerpo y psique.