Liverpool campeón de Europa: la diferencia que hace un portero

La llegada de Alisson Becker al arco del Liverpool fue determinante para que el club inglés se reivindicara en la Champions, tras perder la final pasada contra el Real Madrid.

BannerDeportes

Por:

Hace poco más de un año, Loris Karius fue protagonista de la final de Champions League. Entonces, le defendimos pensando que una mala noche la tiene cualquiera, pero también decíamos que, para algunos, basta con una de esas para tocar fondo de manera definitiva.

Ese parece haber sido el caso del alemán, especialmente con el rol de su sustituto, Alisson Becker, en el campeonato obtenido por el Liverpool en esta edición del máximo torneo de clubes europeos. Y considerando que fue en su momento (aunque brevemente) el portero más caro de la historia, todo cobra sentido.

En un partido básicamente aburrido, donde uno de los eventos más destacados vino en forma de invasión al campo, el portero de la selección brasileña marcó la diferencia para el Liverpool. Pero contrario a lo de Karius, sus intervenciones no hicieron sino confirmar el sexto campeonato de Copa de Europa en la historia del club inglés. Una simple comparación muestra las dos caras:

No siempre una portería en cero es mérito del portero. A veces la defensa es la que merece la ovación en esos casos. Pero esta primera portería imbatida en una final de Champions desde el año 2010 fue puro trabajo de Alisson. Solo seis arqueros han dejado su portería en cero en esta instancia del torneo en lo que va de siglo XXI. Becker es el tercer brasileño.

Máxima eficiencia

A pesar del poco ritmo del partido, en total el Tottenham disparó 8 veces al arco. Todas fueron tapadas por el número 13 del Liverpool. Total seguridad para un equipo campeón, que además se quedó a un punto del doblete con la Premier League en una temporada muy completa del equipo red.

No solo es mérito suyo el cero por haber aparecido cada vez que lo exigió el ataque del Tottenham, sino porque además nadie había tapado tantos remates en una final del torneo continental desde hace 15 años:

Klopp: «Tenemos un portero que hace ver las cosas difíciles como fáciles»

Con esas palabras, el técnico alemán Jürgen Klopp se refiere al salvador de su equipo. No es gratuito su agradecimiento, luego de haber apostado tan fuerte por el fichaje del ex portero de la Roma.

El propio Klopp lo trajo luego de haber intentado minimizar la responsabilidad de Karius en la derrota contra el Madrid, pero al poco tiempo anunciaron la llegada del brasileño por 87 millones de euros. Karius todavía era parte del equipo, pero su salida no era duda para nadie.

Alisson solo necesitó un año para darle la razón al técnico. No solo el equipo mejoró con respecto al pasado año, sino que la final pasada al Madrid le bastaron 5 remates a puerta para hacerle 3 goles a Karius. El Tottenham no pudo hacer ni un gol con 8 disparos, y la diferencia fue muy clara: un portero define campeonatos, para bien y para mal.

Otras claves del partido

Tan solo con el antecedente negativo de Karius, ya Alisson era protagonista sin siquiera comenzar el partido. La sombra de los errores de hace un año era pesada, pero había otras cuentas pendientes: Mohamed Salah, delantero de moda en la temporada pasada, no tuvo la oportunidad de intentar darle el campeonato a su equipo aquella vez. Sergio Ramos lo privó de ella.

Pero esta vez un error tempranero en la defensa del Tottenham le daba revancha temprana: penal, muy bien cobrado -aunque el campeón mundial Lloris estuvo a punto de desviar el balón- y gol. Apenas 2 minutos de juego y el egipcio encaminaba el campeonato. Era el segundo gol más tempranero en la historia de las finales del torneo.

Laterales. Por derecha, Trent Alexander-Arnold, el artífice del saque de esquina que definió el pase a la final contra el Barcelona. Apenas 20 años y titular en dos finales consecutivas de Champions League. Primero en la historia con tal logro. Además, es nacido en Liverpool y fan del club durante toda su vida. Por izquierda, uno de los más desequilibrantes durante un partido muy lento. Andrew Robertson empujó hacia adelante a su equipo cada vez que la tuvo. De las mejores duplas de laterales que ha tenido Europa en los últimos tiempos.

El protagonista negativo para el Tottenham fue Harry Kane. Si bien el gol tempranero desajustó los planes del técnico Pochettino, los apenas 26 balones que tocó el delantero en todo el partido no se corresponden con su peso en la plantilla. Su equipo lo buscó hasta el final, pero muy poco aportó el capitán de la selección inglesa.

Divock Origi. No hay mucho más que decir del delantero belga y su responsabilidad en este campeonato que este dato:

Efectividad finalista

El Liverpool ganó su sexta Copa de Europa en un total de 9 finales jugadas. Solo el Real Madrid tiene una mejor efectividad en partidos definitorios por el campeonato europeo, con sus 13 victorias en 16 intentos. Pero lo más importante de todo esto es la confirmación de que el You’ll Never Walk Alone que entonan los fanáticos de Anfield volvió para quedarse en las instancias finales del fútbol europeo. Ya venía haciendo falta.