Ichiro: palabra para definir a un bateador

La carrera de Ichiro Suzuki fue especial, sin duda. Para las Grandes Ligas, y para quienes lo vimos jugar.

Deportes

Por:

ichiro retiro grandes ligas
Foto: Getty Images/The Ringer

La primera vez que lo vi jugar fue como una revelación. Era el año 2001. Yo tenía unos doce años, y todavía creía que podía llegar lejos dándole a una pelota con un bate. Por eso, vivía frente al televisor viendo las Grandes Ligas. Varios juegos por semana. En tiempos donde no era tan sencillo como ir a buscarlos en Internet.

Lógicamente, mis referentes eran muchos. Pero cuando vi a Ichiro Suzuki (¿quién?) en la caja de bateo por primera vez, me sorprendió. Nunca había visto a algún bateador tan confiado, tan ligero, dejando la impresión de que todo era tan fácil.

Ese partido, su debut en Grandes Ligas, no comenzó de la mejor forma. Ichiro falló en sus primeros 3 turnos al bate. Pero nunca se vio incómodo, o al menos así lo recuerdo yo. Y su hit número uno en la liga fue un perfecto ejemplo de su talento: más que golpear la pelota, el japonés la empujaba, el bate se convertía en una extensión de su propio cuerpo.

18 años después

Hace apenas un mes, Ichiro jugó su último partido como grandeliga. Aunque ya se había retirado el pasado año, decidió ponerse una vez más el uniforme de los Marineros de Seattle, y no en cualquier lugar. Su equipo jugaba en Japón. Una de las cosas buenas que ha traído el intento de convertir los deportes gringos en algo global.

Nada para una estrella del deporte (o cualquier otra área) como el reconocimiento de los suyos. Lo podemos ver en cientos de artistas o deportistas que triunfan fuera de su país natal: siempre es emotivo estar de vuelta en casa.

Otra estrella sin anillo

La desgracia siempre toca por algún lado. Y en áreas basadas en la competencia, esto es todavía más ineludible. Ichiro es el bateador con más hits como profesional en la historia, con 4.367 (si juntamos su carrera en Japón y Grandes Ligas). Fue Novato del Año y Jugador Más Valioso en la misma temporada. Fue 10 veces al juego de estrellas, ganó igual número de guantes de oro.

Tuvo una carrera brillante. Pero nunca fue campeón. Si una mancha puede tener la historia del japonés, es esa. La única. Pero no lo recordaremos (al menos yo no) por la mancha, sino por el resto de lo que hizo.